viernes, 27 de junio de 2008

1 = 4

En la provincia de Mendoza se está realizando una prueba piloto en algunas escuelas secundarias que consiste en evitar el aplazo en las calificaciones del primer trimestre, con el objeto de no desmotivar desde el principio del año a los alumnos, que de otra manera verían limitada la posibilidad de aprobar la materia entera en el transcurso del año (nótese que hay una limitación y no una imposibilidad numérica).
Traducido, esto significa que si en tres pruebas tomadas entre marzo y junio el alumno obtuvo tres calificaciones equivalentes a 1 (uno), en el boletín que se entrega al finalizar ese primer período, debido a extrañas conjunciones aritméticas mezcladas con una buena dosis de demagogia, la nota final de todos modos será un 4 (cuatro). La misma puntuación se aplicará al alumno que haya obtenido 7, 4 y 1, por poner un ejemplo.
No sólo me parece una manera absurda e inconducente de ganar el favor del alumnado de nivel medio sino que además es el reflejo de una flagrante injusticia para con los que al menos intentaron aprender algo.
Quienes dirigen la educación deberían recordar que existe la vida después del colegio y que en esa vida suelen aplicarse sanciones a los malos comportamientos, salvo que el sujeto en cuestión goce de ciertas prebendas gubernamentales o judiciales. También deberían saber que lo más importante es el aprendizaje y que también se aprende de un rojo en el boletín.

Otra situación: colegio privado pequeño de nivel socioeconómico medio/alto y de exigencia académica muy elevada recibe a principios de este año una enorme cantidad de alumnos nuevos, debido al repentino cierre de una institución cercana. Los alumnos nuevos lamentablemente no logran acoplarse a los adelantados programas educativos de la nueva escuela. Los docentes se ponen nerviosos, las aulas se desbordan y comienzan los problemas de disciplina.
En una oportunidad un grupo de quinto año decide atrincherarse en el aula, bloquear la puerta y no dejar entrar al docente, sólo para molestar. El resultado: sanciones disciplinarias a los "cabecillas" de la boba rebelión (y en mi caso, discurso correctivo a la -según ella- mera espectadora también encerrada, sobre la estupidez de tal conducta, que ni siquiera había resultado divertida).
Un mes después el grupito de castigados repite la reclusión intraáulica, esta vez con la precaución de pedir a quienes no quisieran ser partícipes que se quedaran del lado de afuera (por supuesto que eso fue lo que hizo la que mora en mi hogar, so pena de que la mate por tonta). Resultado: 25 alumnos suspendidos.
Lo más jugoso está por llegar: el padre de uno de los suspendidos, abogado él, amenazó al colegio con iniciar acciones legales acusando a la institución de haber cometido la inexistente figura de privación ilegítima de la libertad de estudiar. Claro que finalmente no lo hizo. Sólo perdió el respeto de muchos y convirtió a su propio hijo en un chico peligroso que creerá que tiene derecho a todo y cuya familia avalará cualquier acción, entre ésta dentro de las normas que rigen la convivencia educativa o no.

35 comentarios:

Rapote dijo...

"Privación ilegítima de la libertad de estudiar"... ¡Ja! Me meo.

Mejor que procesen a todos por apología del desarrollo mediocre del alumnado...

Saludos,
Rapote

Bugman dijo...

Primero estuvo lo de elegir al abanderado en vez de que ese honor se otorgara por mérito, después se abolieron las amonestaciones, ahora los aplazos. Ah, pero todavía quedan los maestros, profesores, preceptores y otras autoridades, hay que vencer ese último obstáculo para que nuestros niños sean libres de toda opresión. Lo que me preocupa es que estos adoquincitos van a ser los que me nos van a cuidar cuando seamos viejitos, ya veo que me desconectan el respirador artificial para enchufar la Play Station XXIII

Diego F. dijo...

A simple vista parece una reverenda boludez lo de las notas. Pero me trajiste un recuerdo sobre la segunda situación... yo fui uno de los cabecillas cuando hicimos en 6to año exactamente eso. Estuvimos autoacuartelados como 1 hora ante el fracaso de las autoridades escolares de abrir la puerta. No voy a entrar en detalles, pero te digo que así nos hayan llenado de amonestaciones la verdad es que valió la pena haberlo hecho, fue uno de los momentos que más me divertí en mi vida y es una anécdota muy graciosa por todo lo que fue pasando en el momento (chicos no intenten eso en sus escuelas, esta mal, mal, muy mal!). Que se yo, creo que a veces un poco de indisciplina es necesaria.

Abrazo!

Delfín dijo...

Comparto tu visión del post: no se los puede aplazar, no se los puede amonestar, en cualquier momento se autoriza que los alumnitos puedan fajar a los profesores que les llamen la atención!

Ayer hablaba con unas personas que tienen hijos y uno me dejó una idea que me causó gracias, pero que a su vez me llamó un poco la atención: "nosotros somos la única generación que le tuvo miedo a los padres y también a los hijos"

saludos
www.minificciones.com.ar

Ana. dijo...

En mi escuela hacen lo mismo, y es privada. Supuestamente, lo hacen para 'dar una oportunidad' al que empezó mal. Pero es vox populi que el problema es que si te ponen un 1 de entrada y te vas a mesa de examen, el alumno en cuestión te descajeta todo el colegio. Y esto ya viene pasando... me cambié el año pasado, porque me mudé, y algunos hijos de puta lloraban diciendo que en la casa les pegaban (cosa que no es cierto, porque conozco a las familias) y les ponían un 9 (suficiente para no llevarse la materia).

Y me sumo a Bugman con 'Primero estuvo lo de elegir al abanderado en vez de que ese honor se otorgara por mérito, después se abolieron las amonestaciones, ahora los aplazos.'

no tan iguales dijo...

RAPOTE: qué buena figura legal, mejor que la del abogado.

BUGMAN: quedan pocos obstáculos por vencer (los padres cayeron primero). Además, nos van a gobernar, qué triste.

DIEGO: quizás la primera vez podía pasar sin mayores consecuencias (de hecho fue así), pero la reincidencia me resulta inaceptable. Y decime si lo del padre abogado no es un disparate. Todos tuvimos 17 e hicimos giladas, pero yo como madre no se las voy a festejar.

DELFÍN: de hecho, hay alumnos que fajan profesores. ¡Y padres de alumnos! Me parece que la frase aplica a gente de mi edad, más o menos, pero yo soy sapo de otro pozo y no le tengo miedo a mi hija (y, curiosamente, nos llevamos muy bien).

ANA: cuando decís "te descajeta el colegio" ¿te referís a que las estadísticas resultan menos atractivas? Me espanta eso, estamos criando burros. Hace un par de años, en una reunión de padres, una mamá se quejó públicamente de la elección de la literatura: El Lazarillo de Tormes le resultaba incomprensible.

CLAUDE dijo...

En mi familia aplicaron una técnica que considero inteligente: cuando nos pasábamos de inadaptados nos mandaban a escuelas nocturnas.
Imagino a mis padres pensando: Te quiero ver con toda esa gente grande que vino en colectivo desde lejos luego de trabajar doce horas seguidas y no quiere que la jodan cuando intenta aprender lo básico.
Puedo decir que funciona.

Anónimo dijo...

En cuanto a las notas, supongo que el 4 es una buena calificación con respecto al 1, siendo así, en los modelos de educación basados en competencias y en estrategias centradas en el aprendizaje, la opción de cambiar la nota es debida a que se califica el desempeño y el proceso de desarrollo de competencias en las que, pudiendo ser que el estudiante no haya tenido un buen desempeño en el primer periodo de registro de calificaciones, a lo largo del curso haya adquirido la totalidad de los aprendizajes inclusive los que generaron su nota mala al principio, por eso es que, en justicia, si se esforzó y adquirió las competencias al final de curso su calificación sería la que refleje ese resultado final.

El Señor F. dijo...

Tarde o temprano, veremos que a algún iluminado se le va a ocurrir cerrar las cárceles para no traumatizar a los pobres delincuentes

Y luego, va a recibir una sanción del Inadi, por haber dicho delincuentes en vez de "Personas con habilidades éticas diferentes"

Stella dijo...

Creo que planteás dos temas distintos, el de las clasificaciones y el de la disciplina.

Con respecto a la primera, esto de evitar el aplazo para no desmotivar al alumnado, es una paparulez absoluta!
Una cosa es premiar el esfuerzo de un alumno, como bien marca el anónimo. Esto me parece correcto en algunos casos. Si el pibe se esfuerza, se lo premia con medio o un punto mas, pero de ninguna manera con el ejemplo dado por Notan.
Loco, si te sacaste un 1 en tres pruebas, es que no estudiaste un pomo en todo el trimestre, de que esfuerzo me están hablando?
Desde hace algunos años se nota sobremanera el esfuerzo del Estado por bajar el indice de alfabetizacion y de escolaridad. Ese esfuerzo no se ve en mejoras edilicias, o cursos de perfeccionamiento, o cambios "importantes" en los programas. Ese esfuerzo por acomodar los indices se nota en el empeño de emparejar para abajo!
Cuanto mas burro es el pueblo, mas manejable es! Así de sencillo!
Nos dibujan todos los indices! El de mortalidad infantil es dibijado, el de los precios es dibujado, el de la desocupacion es dibujado, el de pobreza es dibujado......y así estamos!

Stella dijo...

Me copé y me olvidé de de la disciplina! Me voy a poner un correctivo por ello! juaaaaaa

Mirá, es todo un tema! Yo hace años que no laburo como dicente, y no volvería a hacerlo ni ebria, ni dormida. Luchar con los pibes y con la horda de padres que muchas veces los defienden, es insano!

Y esto para mi, tambien iene un tinte político! Y son los famosos DDHH.
Uno de mis hijos se mandó un mocazo en el colegio, junto con otro compañero.
Los padres fuimos citados. La cosa era grave, y no la voy a contar porque aun me da verguenza. Solo quiero diferenciar las actitudes de las familias involucradas.
Mi hijo se comió dos meses de castigo, amén de los sermones que se tuvo aguantar.
El otro pibe, igual de culpable que el mio, la pasó bomba! Los padres contaban la travesura del nene como una gracia!

Creo que es como un péndulo la vida. Estamos en la curva!
Del absoluto respeto, silencio y castigo con que nos criamos, nos fuimos a criar a nuestros hijos en la anarquía! Hoy todos tienen derechos que exígen a viva voz, pero nadie pareciera sentir que también hay deberes que cumplir.
Quiero creer que el péndulo bajará, y en algun momento estaremos listos para asumir las responsabilidades que nos tocan como padres! Quizás no sea tarde!

Bugman, yo me compraría un triple, por las dudas!

Fabio dijo...

Vaya con el tema de la educación... ni aquí ni allá dan palo al agua... bajo la falsa excusa de motivar en incentivar, promocinan a los pibes sin que sepan nada de nada... los educan para aprender un carajo.Aquí ya pueden pasar con tres previas, es cualquiera. Sé de hijos de amigos que no estudian jamás, y van pasando de años... chicos que tienen la cultura del Mc Donalds, pero de la general nada... desconocen los países que integran la union europea... les preguntas por forma de gobierno español (es su patria) y te dicen por presidente... no saben que es democracia, ni que carajos hacen los reyes, bah... esa se las perdono, porque tampoco yo se que hacen los cartones pintados jejejeje
Es preocupante... yo terminé la secundaria en los 80, y el que no estudiaba y sacab menos de 7 iba a diciembre o a marzo. El que se eesforzaba, la llevaba... pero premiar el qué?
otra que no entiendo, en mi época de estudiante, ante cualquier problema escolar, los padres te cagaban a pedo, tuvieras o no del todo la culpa... hoy los padres se devoran a los profesores, a las autoridades, al colegio: a mi niño nadie le reprende, ni le dice nada... vaya generaciones estamos formando...
La educación escolar viene mal, pero la que debe salir de la casa, esta coja, ciega, y agoniza...
en finnnnnnnnn
saludos
faBio

Estrella dijo...

No mucho que agregar a lo ya dicho por vos, stella y otros.

Habría que buscar motivaciones en otro lado, no facilitando un camino con mentiras. Porque es una mentira, una injusticia, una farsa.

Hace unos años me llamó la maestra de mi hijo para decirme que dormía toda la mañana sobre el banco. Bueno, le dije yo, ¡despertalo! ¡ponele un 1!

Disciplina: hay cada padre que sale a defender a su nene. Los sobreprotegen, los cubren, algunos sienten que porque pagan una cuota los otros son sus esclavos. Los docentes deberían estar más capacitados, bien remunerados y entrenados para enfrentar a padres e hijos.

unServidor dijo...

¿Tengo examen? Bueno, le voy a dar una leidita en el recreo, total con un cuatro zafo... ¡ah, pero claro, cierto que ahora puedo ni estudiar total el 1 es 4! Buenísimo, aprobé el año. Hasta Médico no paro...

Anónimo dijo...

Existe dando vueltas por Internet los 11 mandamientos de Bill Gates, aquí transcribo alguno de ellos que creo que todos deberíamos meterselo en la cabeza a nuetsros hijos:

2)No ganarás U$S 5000 mensuales justo después de haber salido de la preparatoria y no serás un vicepresidente hasta que con tu esfuerzo te hayas ganado ambos logros.

3)Si piensas que tu profesor es duro, espera a que tengas un jefe. Ese sí que no tendrá vocación de enseñanza ni la paciencia requerida.

6)En la escuela puede haberse eliminado la diferencia entre ganadores y perdedores, pero en la vida real no. En algunas escuelas ya no se pierden años lectivos y te dan las oportunidades que necesites para encontrar la respuesta correcta en tus exámenes y para que tus tareas sean cada vez más fáciles. Eso no tiene ninguna semejanza con la vida real.

7) La vida no se divide en semestres. No tendrás vacaciones de verano largas en lugares lejanos y muy pocos jefes se interesarán en ayudarte a que te encuentres a ti mismo. Todo esto tendrás que hacerlo -si lo deseas - en tu tiempo libre.

11)Sé amable con los "nerds" (los más aplicados de tu clase). Hay muchas probabilidades de que termines trabajando para uno de ellos

Aquí el link donde estan los 11 mandamientos, valen la pena: http://escritosobreagua.blogspot.com/2007/04/los-11-mandamientos-de-bill-gates.html

Siempre tres letras

Stella dijo...

Muy lindos los mandamientos de Bill Gates, pero se olvidó de poner uno, ya que en realidad son 12.

12) Robarás ideas de otros genios y así te harás famoso y millonario. Luego te podrás retirar y dedicarte a dirigir una fundación. Asi serás amado y envidiado por el mundo entero.

.........

Bruno dijo...

Me siento cada vez más del siglo pasado. Terminé la Secundaria en el 99 y con el tujes entre las manos de la cantidad de amonestaciones que tenía.


No me dejaron participar de las olimpíadas de historia porque me llevaba 8 materias.

Los tiempo han cambiado evidentemente.

Que le deparará a mi hijo? Que me deparará a mi como padre?

Sophie dijo...

Lo de las calificaciones me parece una paparruchada total!!!.
Eso no es "motivación" eso es "engaño", mentira y cualquier otro sinónimo que puedas encontrar al respecto.

En cuanto a la disciplina pues creo que mientras "fuera" de la escuela los chicos vean que las cosas se resuelven con decretos, cortes de calles, piquetes, violencia, soberbia y sus padres no se molesten en explicarles que no es la manera correcta... pues ahí seguiremos teniendo problemas.

Besos!!!

Ni buena ni mala... dijo...

Coincido plenamente con lo expresado en el post. La anomia social en la que vivimos (por no obedecer la ley, por no aplicarla y por modificarla cada vez que perjudica a alguien que tiene poder de lobby) se perpetuara si desde chicos nos muestran que “es lo mismo un burro que un gran profesor”.

Mensajero dijo...

Soy de los que la pasaron muy mal en la escuela, por eso elegí una para mis hijos en la que la directora también tuviera una sensación similar. Una escuela para los que odian la escuela.
Entiendo el pragmatismo de Bill Gates, pero aún así no me interesó fometar en mis hijos la competitividad desde el ámbito educativo. Resultados parciales: El mayor, descuida el rock and roll para elegir una educación secundaria muy exigente.
Creo en la educación básica amable, me consta que es altamente integradora, estimulante y que facilita la propagación de seres felices capaces de adaptarse creativamente.
Lo de las calificaciones es un mecanismo reactivo de dudosa efectividad ante un fracaso ya consumado.

Fernan dijo...

El tema de los aplazos es una barrabasada, yo como buen agitador de colegios, me lleve 485245804938504354325 materias en todo lo que fue mi etapa escolar, pero ni se me cruzaba por el mate que me regalen nota para no "desmoralizarme". Me comi un millon de amonestaciones y cuando ya no me daba el numero de amonestaciones (tenia 24 y el limite es 25) el director optaba por directamente volver al viejo metodo de fajarme a pura violencia fisica para no tener que expulsarme del colegio, ya que teniamos buena onda.

Los alumnos de hoy creo que durarian 5 minutos en un colegio como dios manda.

Siempre lo dije, cuando me toque jubilarme, me voy a dedicar de lleno a la heroina. No planeo estar lucido mientras estos animalitos que estamos creando tomen el control.

La mejor manera de "motivar" al alumno a que pase las materias es mostrarle el boletin con el aplazo, despues fajarlo como si no hubiera un mañana y volver a mostrarle el boletin.

A mi me funciono, planeo hacer lo mismo con mis hijos.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Este país es para llorar. La verdad que cada vez me cuesta más ejercer el buen humor.

La candorosa dijo...

La maquinaria para seguir fabricando burros inadaptados es fantástica...
Tampoco las familias aportan mucho para mejorar la situación con sus hijos...
A pocos -a nadie- les interesan los resultados de esta "simpática" debacle...
Sin contar que, todo aquel alumno que se le ocurra no descontrolar y estudiar ¡¡es molestado y maltratado por el resto!!

En fin, en realidad mi forma de encarrilar estas cuestiones es bastante extremista... pero mejor, la cuento otro día...

¡¡¡Saludos!!!

no tan iguales dijo...

No tengo mucho tiempo así que discúlpenme por no contestar a uno por uno. La verdad es que prácticamente estamos de acuerdo, con la salvedad del comentario de Mensajero: tampoco me convence la estinulación de la competencia entre pares, salvo que se trate de un tema que ya se conoce y sobre el cual todos han tenido las mismas oportunidades -como las olimpíadas por materias, y cosas así-.
Conocía las máximas de Bill Gates y las primeras básicamente expresan lo que quise decir: la vida no es igual que el colegio, por lo tanto no está mal ir templando el carácter para evitar adultos frustrados.
Stella: ¿le robó la idea a alguien? Eso no lo sabía, desasname!!!.

Stella dijo...

La idea del Windows es afanada. En realidad lo inventó Steve Jobs, que era dueño de Appel en sus comienzos. Y Bill se la tomó prestada! :P

Victor dijo...

La decadencia de la educación es enorme, y sus efectos se van a notar por muchas décadas. Por ejemplo para motivar a los que sacan malas notas le podrían dar clases de apoyo... pero eso no tiene onda.

Alsi como os efectos buenos de la educación argentina a principio de siglo XX metió a la ARG entre los primeros 10 paises del mundo (y algo todavia se ve), los efectos de esto nos están tirando para los niveles de Haití y Zimbabwe -no es una exageración- hacia alla vamos, levanten la cabeza y vean, esta frente a nuestros ojos.

En mi pueblo un sr. abogado presento un recurso de amparo por discriminación a un colegio por malas notas de su hija y lo logró. La nena fue aprobada por orden de un juez.

Estamos en el climax de la era de la imbecilidad, a aguantar.

Celebro tu regreso al posteo mas o menos frecuente!

Saludos

Victor dijo...

Otra cosa... despues de tres años consecutivos de paros docentes, el gobernador aprobó por decreto a dos promociones de estudiantes secundarios. Juro que es verdad.

Mensajero dijo...

Notan, por suerte, un poquito podemos elegir cada uno lo que nos gusta (los que podemos pagarlo, bah).
Yo creo que la colaboración es una instancia superadora de la competencia.
Un adulto competitivo no es necesariamente un adulto feliz.

Fabiana dijo...

Estuve al tanto de la noticia que comentás. Y me parece una burrada. Pero te cuento que mi hijo termina 7º grado este año, y a comienzo de clases el maestro nos dijo en voz bajita que los alumnos se eximen con 4 (sí, cuatro). La ley del menor esfuerzo. Una vergüenza. Ya estoy muy cansada de ver cómo se nivela para abajo.
Si querés pasar por mi blog, te invito a que leas el artículo del Comercial 19. Me tocó muy de cerca, porque yo hice la secundaria ahí. Creo que tenemos la misma edad y más o menos la misma forma de pensar. No me banco la falta de límites, aunque algunos lo tomen como una actitud totalitaria. Al respecto, recibí un comentario de una bloguera que buscaba opiniones sobre los chicos del Comercial, de vecinos de Caballito, para saber "qué piensan al respecto los de clase media". No lo podía creer. Pero hay para todos los gustos. Creo que voy a enlazarte porque me parece muy copado tu blog. Y si te gusta el mío te invito a hacer lo mismo. Saluditos. Fabiana

Lazarillo Mochilero dijo...

Los prototipos de futuros ciudadanos son cada vez menos formados, nunca fui un alumno ejemplar, pero cuestiones como el respeto (no sumisión) a la autoridad, la responsabilidad y el mérito nunca pueden ser valores susceptibles de meras concesiones.

Fabio dijo...

hola guapa! estamos de vacaciones?
pasaba y te dejo un saludo
besos

Yoni Bigud dijo...

Shhhhhhhh!!!!!!! No hable tan alto, que no va a faltar algún idiota que salga diciendo que usted quiere que vuelva Videla.
Corren esos tiempos vio... todo se relaciona con eso.

Un saludo,

RELATO DEL PRESENTE dijo...

vi por ahi que ya volvió. Espero que actualice pronto!

José Luis dijo...

Cuando leí lo del papá abogado que amenazó con la sandez de la "privación ilegítima de la libertad de estudiar", me acordé de mis años mozos en los que, durante dos años y por pura afición docente (mi vieja es una profesora que, en el Comodoro de donde soy, es una institución), enseñé en el María Auxiliadora. Y yo era el único profesor varón, y encima ateo confeso, pero la hermana Marta (la directora) me adoraba. Pero esa no es la anécdota. La anécdota es que en una prueba les hice un multiple-choice con una vueltita: si la contestás bien, 1 punto; si no la contestás, 0 puntos; pero si la contestás mal, -1 puntos. Con esa herramienta boluda me aseguraba de saber qué sabían, qué no sabían, y con qué estaban confundidas; además de evitar de un plumazo que chantaran cualquier cosa aun sin saber, asegurándose puntos por las respuestas correctas por pura suerte. La cosa es que en la reunión de padres siguiente, a un profesor por aula para responder dudas de cada padre que quisiera, las de todos mis colegas estaban vacías, y la mía REPLETA. Les JODÍA a los papás (para ser exacto, a las mamás, eran casi todas mujeres) que sus hijas no pudieran chantear, les molestaba que no tuvieran la posibilidad de tener SUERTE (en un lugar en que a lo que se juega es a saber, no a timbear). Ahí una madre me dijo "Vos le sacás a mi hija el derecho de jugarse por una respuesta". El derecho de jugarse por una respuesta. Todavía me sonrío cuando me acuerdo. En ese momento sentí una gran bronca hacia la mediocridad y cretinismo de esa madre de clase media muy acomodada que elegía que su hija fuera mediopelo. Después me acostumbré. Para esa prueba me mantuve en mis trece, después no volví a hacer un multiple-choice.

no tan iguales dijo...

José Luis, te viniste hasta acá atrás! Viste, a mí también me enferma ese gusto por la mediocridad, y me molesta acostumbrarme porque lo entiendo como una de las bases de nuestros males nacionales.
Hay que ser guapo para enseñar en ese contexto, para colmo con la miseria que ganan.