miércoles, 14 de noviembre de 2007

Papelones

Uno de mis papelones más memorables se produjo en mi adolescencia. Tenía una compañera de estudios cuya familia era más o menos famosa, lo suficiente como para que sus fotos salieran de vez en cuando en alguna revista, pero yo todavía no conocía ese detalle. Una tarde encontré a un grupito de chicas arremolinadas sobre una Gente riéndose como tontas y asumí que se divertían a costa de una foto en la que aparecía una mujer joven muy mal vestida y en actitud de diva. No tuve mejor idea que agregar, colocando mi dedito sobre la imagen, que el maquillaje era digno de un payaso. "Es mi hermana" fue la respuesta que recibí.
En otra ocasión, y a raíz de un personaje femenino que interpretaba Miguel del Sel mientras almorzaba con Mirtha Legrand, mi inoportuno e innecesario comentario fue que los dos nombres que utilizaba el personaje le iban bien al physique du rol porque eran bastante gronchos. En ese caso, la respuesta me la dio uno de mis compañeros de trabajo (entre risas, por suerte): "Así se llama mi novia".
Hace unos años una de mis mejores amigas me hizo para mi cumpleaños un regalo que a nadie que me conozca un poquito (excepto a una persona tan colgada como ella) se le hubiera ocurrido: un reloj. En primer lugar porque mi papá vende relojes; en segundo, porque hace quince años que me conoce y que me jacto de no usar otro que mi clásico Titanium y en tercer lugar porque era espantosamente grande (¡y digital!) y su parte rígida sobresalía por mucho de mi diminuta muñeca. Cuando me preguntó con entusiasmo si me gustaba le contesté, sin pensarlo ni medio segundo, un lacónico "no" e inmediatamente me sentí condenada al infierno.
No he perdido desde entonces el temor a ofender a alguien con una opinión evitable que probablemente -y como toda apreciación- sólo resulte válida para mi persona, de modo que intento tomar la precaución de pensar antes de hablar. Lo que sucede es que algunas veces mi lengua va por la autopista y mi cerebro por un senderito sinuoso entre los árboles.
Los invito a que me cuenten sus papelones, así en el infierno estaré acompañada.

Gracias, Alice, por tu artículo en Los Sin-Logismos de Bugman, que me inspiró.

47 comentarios:

Alice dijo...

Hey que bueno que te gustó!

:)

Saludos desde méxico.

Anónimo dijo...

Sin querer le toque un seno a mi jefa y casi me muero de la verguensa

Mensajero dijo...

En mi protoadolescencia, como muchos, fui disc jockey. En una fiesta de 15 que me tocó musicalizar había armado mi disco transportable en el quincho de una importante casa que tenía un cerramiento de vidrio. Los comensales disfrutaban alegremente de la comida en el jardín afuera del quincho. Cuando me indicaron que comience el baile, se apagaron las luces y se encendieron triunfantes tosos mis dispositivos lumínicos; yo orgulloso quise salir a contemplar el espectáculo desde el jardín pero por efecto de las luces y la emoción en lugar de salir por la puerta atravesé el vidrio destrozando una enorme placa de varios metros cuadrados.
Mi socio para ayudarme apagó la música y yo recibí finalmente la mirada de cada uno de los presentes.

Bugman dijo...

Uh, esto me hace acordar a un anécdota que no es mía pero me encantaría que fuera: El tipo A sale a correr a la mañana. De repente B que viene en la dirección contraria lo atropella. B le pide disculpas y sigue. En eso A se da cuenta de que le falta la billetera, entonces lo persigue a B, lo alcanza, lo agarra de cogote y le grita "¡Dame la billetera!" . B se la da, y se va corriendo. A regresa a su casa indignado, y entonces se da cuenta de que se había olvidado su billetera encima de la mesa de la cocina.

Emeefe dijo...

Una vez en un trabajo hablaba con dos compañeras y una jefa sobre dos personas de una empresa cliente que tenían apellidos relacionados con pájaros, supongamos que fueran Pajorres y Pajairinha (los nombres reales han sido alterados para evitar el descubrimiento de los involucrados por googleo). Empezamos a nombrarlos entre risas y yo queriendo nombrar al primero alzando la voz dije sin querer "PAJERA!!!(*). Se hizo un silencio y luego empezaron a reir a carcajadas mientras yo deseaba que me tragara la tierra!

(*)Para los que sean de otros países y por si no saben, en Argentina se dice pajera de una mujer que se masturba mucho.

CLAUDE CONTIN dijo...

¡Que horror lo del reloj digital!
Mi mayor papelón fue en el campo. Tenía 11 años y había invitado a varios amigos, entre ellos Rando, mi amigo del alma. En un momento me sentí aburrido y no tuve mejor idea que agarrar el revólver de mi abuelo y perseguirlo por la llanura (y se puso a saltar y correr para los costados, como si hubiera dónde esconderse, ¡qué patético!, todavía me río). Salieron todos despavoridos aunque yo sólo le apuntaba a Rando. El único que corrió hacia mi fue mi padre, gritándome desesperado que no lo hiciera (como si yo fuera a ejecutar a mi mejor amigo). Llegó hasta mí y me quitó el arma. Ninguno de los presentes siguió siendo mi amigo... salvo Rando, que al día siguiente me pasó a buscar a la mañana, preocupado porque quizá mis viejos me castigarían y no me dejarían salir a vaguear. Un capo, no se puede ser tan magnánimo; creo que lo admiro. Aunque gracias a él no hubo mella en nuestra amistad, yo siento que fue un gran papelón de mi parte.

CLAUDE CONTIN dijo...

Ah, me olvidaba: También vomité desde un puente en un boliche sobre una pareja que estaba transadno en un reservado, y cuando terminé y los vi dije con indignación: "¡Qué asco!", como si fuera culpa de ellos.

IRENE dijo...

Esto le paso a mi hermana Laurita.
Almuerzo de laburo. Lau esta sentada en una mesa con varios comensales, a varios de ellos no los conocia. Pasa una mina dispuesta a sentarse junto a ellos.
Lau dice en voz alta: "Que cara de orto tiene siempre esa mujerr!!".
Un tipo que esta a un metro sentado de mi hermana dice: "Es mi esposa". Laura, lejos de amedrentarse, le dice:"Perdoname, pero tu señora siempre tiene cara de vinagre".
Y el tipo, el pobre, lejos de enojarse, cosa q deberia haber hecho...termina pidiendole disculpas a mi hermana contestandole: "pero nooo, tiene cara de orto, pero es buenisimaaaa!". Al final mi hermana termino ganando lo que pudo haber sido un bochorno para ella.

Fernan dijo...

Hay dos maneras de salir de un papelon, una es pedir disculpas y someterse a la humillacion publica. La otra es darle para adelante y que la barrabasada sea tan grande que solo se puedan reir.
Recuerdo que un amigo mio, chileno, tenia en su cuarto la foto de una mina que aparentaba unos 20 años y le sobraba buenes. Agarro el marco y le digo ¿che papi, esta trolita te comes en chile? ¿QUEEEE? guaton! esa es mi madre! ahi nomas lo miro y le digo, presenta hijo de p.. esta mas buena que un asado! ahi nomas me miro y se empezo a reir como nunca

Stella dijo...

jaajjajaja Notan, que buen post!!
Y los comentarios tambien, pero el de Claude en el puente del boliche me hizo reir muuucho! ajjaa

Yo tengo baja presión, asi que me desmayo, o me desmayaba antes, muy facilmente. Asi que mis mayores papelones los paso inconciente y me los cuentan.
Una vez habiamos ido con mi noviecito, mi mamá y mi tía a la Manzana de las luces a un concierto de la Filarmónica del Colon. Habia mucha gente y yo no habia comido nada en todo el dia, por las eternas dietas adolescentes que uno hacía en esa época. Estabamos los cuatro parados y yo me empecé a sentir mal. Miro a la derecha y le digo a mi mamá en un susurro:
_Me siento mal!
Mi vieja me hace un gesto ocn la mano y me dice "shhh"!
Miro hacia la izquierda y le digo a mi noviecito:
_Me sien.....pum! Me caí redonda encima de el.
Me agarró como pudo y me arrastró hacia el fondo en donde habia menos gente, mientras mi vieja gritaba en croata "dajte zraka" que significa "denle aire"! (Esto me lo contó después mi novio)
ajajjjaa
En fin, cuando me desperté estaba tirada en el piso, con un señor del camión de telefé volcándome alcohol en la cara de una botella que tenía por ahí, y un médico tomándome el pulso!
Esa noche decidimos que nunca mas ibamos a salir a pasear con las viejas! jaajaa

Tomás Münzer dijo...

No es porque quiera ser más que vos, pero una vez le dije a un compañero de escuela, en una discusión, que si lo que decía era verdad que me lo jurara por su madre y su familia. Luego de eso viene otro compañero, me aparta y me dice, boludo, no te acordás que la familia se murió toda en un accidente. Sí, hay dos factores, mala suerte en decir algo que es costumbre y sin querer hacer daño y mala memoria. Viste??? Siempre puede ser peor.

ADENOZ dijo...

Con el tiempo me he especializado en salir airoso de esas situaciones, ya sea con chistes, ocurrencias o excusas atendibles, hasta que...
En el festejo de los 25 años de promoción de secundaria, estaba reunido con un grupo de compañeras, tratando de discernir quién era quién después de tantos años. Como algunos faltaron a la cita, hablábamos tratando de saber que era de ellos.
En un momento pregunté a mis ocasionales interlocutoras:
- La que no vi es la mina esa, no recuerdo el nombre, una grandota, media bagarto, te acordás? que salía con el hermano de Fulanito, cómo se llamaba?
Las minas empezaron a reirse y una de ellas me contesta:
- Se llama Alicia y soy yo, boludo.

No se me ocurrió nada, ni un chiste, excusa, nada.
Incluso podría haber señalado detrás de ellas y, cuando giraran, huir corriendo. Pero no. Me tragué el vaso entero de vino blanco y partí a servirme más.

Almendra dijo...

Notan: NO te calles!!! ese don es fantástico.
Sí, es cierto que te hace pasar papelones, pero es peor la bronca de tener que decir algo y no animarse, en los casos que el cerebro va antes que la lengua o el corazón. En serio.

Besos!

Almendra dijo...

Fenomenales muchas de las anécdotas!!!

Que risa!

Ni buena ni mala... dijo...

Suelo ser una papelonera empedernida, pero no tengo claro por que extraña razón hoy no recuerdo ningún papelón propio, pero si uno ajeno que aconteció en mi casa, ahí va:
Con el ahora padre de mi hija y marido alguna vez fuimos novios. A pocos días de “conocernos íntimamente” él se quedo a dormir en mi departamento, son esos momentos raros, difíciles, en los que aún no teníamos confianza para los sucesos escatológicos que paso a relatar. Él va al baño (ahora después de 5 años de convivencia ya se que por la mañana después del mate hace caca) tarda un rato siento el ruido de la cadena y una puteada, luego siento el ruido del chorrito del bidet y un grito. Ya no puedo más y violo su intimidad preguntándole si esta bien y el me responde: “no”. Le pregunto si lo puedo ayudar y me dice, del otro lado de la puerta, “se armo un quilombo”. Yo pensé: “ este el fin de nuestro romance”, pero respire hondo y entre al baño y ¡¡¡¡ Por Dios!!!! él estaba sin calzones (se habían mojado), el inodoro, por una extraña razón, ya no estaba en su lugar, el baño estaba inundado y el chorro del bidet pegaba contra el techo, esta vez pensé: “no hay romance que resista esta escena dantesca”, por suerte resistió, digo, el romance.
Me arremangue y con su ayuda arreglamos el desastre. Pusimos el inodoro en su lugar ( se había salido porque no estaba bien amurado al piso y la manguera que une el aparato a la pared estaba floja), pude cerrar el agua del bidet, sin no antes quemarme bastante (eso ocurre cuando uno tiene agua caliente central y la caldera esta al mango, por lo tanto el agua sale con la temperatura justa para el mate, unos 75 º) y luego secamos el piso.
El episodio sirvió para que rápidamente y casi traumaticamente venciéramos todas las vergüenzas que existen alrededor de algunas de las necesidades vitales de los seres humanos.

Horacio dijo...

yo tengo varias, pero creo que la mejor fue cuando me equivoqué de ventana en el msn y me despaché duro y parejo contra mi jefa pensando que estaba hablando con mis compañeros, y en realidad le estaba hablando a ella... se ve que tardó en abrir la ventana (o tal vez en reaccionar), así que más o menos un minuto y medio después se escuchó su voz de pito: "¿a quién vas a matar vos?"... a lo cual sólo atiné a responder, lacónicamente: "perdón, me equivoqué de ventana"

adivinador dijo...

Estàbamos charlando con un conocido que tenìa un negocio de fotografìa .

De pronto entra una mujer vestida bastante provocativamente, muy linda. Yo la miro y en lugar de hacer un comentario clàsico de machito porteño (que culo, que buena que està, cualquier elogio normal) digo:

- Que pinta de trola, como la debe chupar esta...!

y el tipo dice

- Es mi esposa.

(...)

Dije, "Ah, no sabìa, disculpame, ahora vuelvo" y desaparecì para siempre.

Fernan dijo...

Ni buena ni mala, no existe nada mejor que una situacion jodida en el baño. NADA. Adenoz, a su compañera fulera, los años le fueron amables?

Roky Rokoon dijo...

una vez mi jefe, me dijo, mandala saludos a tu mama, y yo en vez de decirle gracias, le dije igualmente ( la madre de mi jefe estaba en coma ups)

Stella dijo...

jaajajjajaa me muero con los papelones ajenos!!!

no tan iguales dijo...

¡¡¡Sí, Stella, sigan, que me estoy divirtiendo mucho!!!
Y gracias por compartir sus papelones!!!

Estrella dijo...

Esto está muy divertido, no puedo trabajar...

Una vez mi hermana y su cuñada (muy fea) me mostraban unas fotos de un viaje. Qué linda, ay mirá, bla, bla, iba acotando yo a medida que leía. En una de las fotos, paro, la miro bien y le digo a mi hermana: "Ayyyy, que horrrrible saliste en esta!!". No, soy yo, me dijo la cuñada...

acotador dijo...

...Bueno, para ser vos - saliste linda ! - debieras haber dicho, Estrella

SOPHIE dijo...

Ufff excelente post y los comentarios de Horacio y Roky son geniales (los otros perdonen pero estoy con poco tiempo y como eran largos no los leí ups).

Primero: Con los relojes me pasa igual y de hecho también (cuando uso) me pongo mi clásico Titanium :-)

Papelones? pues estuve a punto de hacer uno el día de ayer.
Hablando con una mujer (conocida de la familia de mi marido), estábamos hablando sobre disfraces, costumbres de los chicos y sobre algo que hablé con una amiga que tiene un varoncito de 5 años. La cuestión es que le digo: Y si, mi amiga tiene miedo de que si su nene sigue así con tanto contacto con disfraces, maquillaje y esas cosas....y estaba a punto de decir lo que seguía realmente que era: Mi amiga teme que termine siendo gay....pero dije. Si sigue con esas cosas puede terminar siendo un diseñador de modas!.
Es que esta mujer tiene un hijo que es GAY y que ella sufrió bastante bastante esta situación.

Por suerte no fue grave porque me di cuenta al toque pero creo que la mina se dio cuenta de mi intención inicial o de lo que estuve a punto de decir. Ups.

Besos y buen finde

no tan iguales dijo...

Jajaja, Sophie, como si ser diseñador fuera suficiente para la discriminación absoluta! A todos, les juro que me divierto como loca, no paro de reírme.
Recordé otro casi papelón: el peluquero que me estaba peinando me preguntó si me hacía sola la tintura porque estaba bien hecha y le dije que atrás me ayudaba mi marido, pero tuve el mal tino de agregar: "hay que verlo, es muy cómico, más de 100 kilos, barbudo, tiene tan..." y ahí lo dejé porque lo que ya se me salía era "tiene tan poco aspecto de peluquero"!!! También evité contarle que la primera vez que me ayudó se me apareció con un pañuelito rosa al cuello y manchamos todo de tintura de tanto reírnos.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Partido definitorio del campeonato. Entretiempo. Un jóvencisimo Juan de los Palotes Medrano le dice a tres compañeros: "Fulanito no puede jugar más, es de mármol, no puede marcar ni a su mamá"

Pues Fulanito era uno de esos tres compañeros.

En fin...

No soy yo, sos vos dijo...

Tengo varios en mi haber... Pero en general soy más de escuchar que de hablar, por ende, no suelo meter mucho la pata en ese sentido.
Claro que una siempre puede superarse a si misma, no? ja

Emeefe dijo...

Conozco una ajena, una mina recibe un mail tipo cadena dirigido a ella y a varios amigos comunes de ella y su marido. Como tenía confianza con esa persona responde diciendo algo asi como "no sabes lo bien que me viene este mail en este momento en que mi pareja no da mas y estoy por separarme y blablabla (despachandose sobre el marido)". Detalle: le dió al botón "Responder a todos"!

Steki dijo...

Hola! Vi luz y entré.
Cómo me estoy riendo con todos ustedes.
Lo más importante es que, soy tan mete pata, distraída, torpe, y todo lo que a ustedes se le ocurra, que he aprendido a reírme de mí misma.
Mis hijos a veces se avergüenzan! Yo les he dicho que, el día que me muera, no quiero que lloren, quiero se rían recordando cada una de mis metidas de pata.
Son tantas que en este momento no puedo recordar alguna que se destaque. En cuanto me venga a la mente, paso y la escribo.
Ahora estoy trabajando (sí, sabado 20.30!). Trabajo en la redacción de un diario y soy Correctora así que más bien que no me distraiga si no, mañana, no habrá Dios que me salve.
BACI PER TUTTI, STEKI.

Disparador dijo...

Uno que recuerdo data del 30 de abril de 1993, inmediaciones del estadio de Vélez, se presentaba Duran Duran, llovía como en los tiempos de Noé. Como era de prever, nadie había querido acompañarme al recital, de modo que mientras esperaba en la larguísima cola (y solo) me dieron unas irrefrenables ganas de orinar, y ni loco abandonaba mi puesto. Estaba empapado luego de dos horas de intensa lluvia, no aguanté: esperé a posarme sobre un buen charco y aflojé todo, dando lugar a un pichín glorioso. No sé si alcanza la categoría de papelón pues dudo que alguien se haya percatado, aunque me encantaría que sí.

morgana dijo...

Cuento una de una amiga muy querida que es un despiste mal.
Un día, una confesión de su primita menor quien estaba mal por un amor no correspondido, le lloraba y le hablaba de su monotema angustiante.
Mi amiga la mira y en lugar de decirle "pará nena, vos te masoqueás mucho"
le dijo:
"pará nena, vos te masturbás mucho"
Y todo el discurso (uno muy largo, si me imagino que viene de mi amiga) se desvirtuó por completo, porque siempre en lugar de decir "masoquear", decía "masturbar".
Quedaban cosas del estilo:
"tenés que dejar de masturbarte con la idea fija de ese chico",
"si no te masturbaras tanto, podrías salir y conocer a otros muchachos". Lo peor, es que la prima atónita no le aclaraba el error.
Eso sí: La prima nunca más le hizo una confesión de ningún tipo... y en la actualidad se dice que es lesbiana.

adivinador dijo...

Que bueno se puso esto, Notan!

Felicitaciones por la idea.

Stella dijo...

Te cuento otra horrible y espantosa!!

Resulta que yo estaba casada y mi ex se le habia metido en la cabeza que las mujeres debiamos usar medias de naylon, sin importar el calor que hiciera. Y tenia razon, porque quedaba mas alegante, pero una noche ibamos a salir, hacian como 40 grados y yo me puse una pollera hindú, de esas largas hasta el piso, y medias 3/4 de naylon, total...quién se iba a dar cuenta??
Bueno, salimos a cenar con una pareja amiga a un restoran muy cheto del barrio de Palermo. Luz de velas, un violinista sonando por ahi...Una mesa vip, redonda, sillitas por un lado, y medio sillon por el otro. Ahi me senté yo!
Obviamente me bajó la presion y, lo ultimo que recuerdo fue que le dije a mi amiga que me sentía mal que me acompañara al baño.
Cuando me despierté ýo estaba acostada en el sillon.
Mi amiga me apantallaba con el menú!
Mi ex se agarraba la cara con verguenza diciendo no...no...
El amigo se moria de risa.
Y .....el mozo me sostenía los pies en alto mientras explicaba que eso era para que me vuelva la sangre a la cabeza!
Y adivinen que????
La pollera se me habia subido a las rodillas y ahi estaban mis medias de naylon tres cuartos a la vista de todos!!!
Qué paqietería, no??
ajajajjaaaaaaaaaaaaa

Stella dijo...

Perdón, en mi barrio, nylon se escribe con naylon...jajajaja

Estrella dijo...

stella patas para arriba con las medias 3/4 de nylon, jajaja. Che, con la pollera hindú, una ojotas de cuero y chau.

Horacio dijo...

stella, no hay que ir a palermo

Horacio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Little Butterfly dijo...

Buenas, me sumo a los papeloneros..

En lo que va de mi vida he protegonizado numerosos papelones..
Los dos que más recuerdo son en mi adolescencia.. A mis 17 solia concurrir a una disco q en ese entonces era muy popular. Por supuesto que como toda chica, "me tiraba el ropero encima", Recuerdo estar vestida con un pantalon ajustado de corderoy color "camel" (antes ese color se llamaba asi ahora no se como le dicen)con una remera dorada y el saco de corderoy a tono.. (ah y lentes dorados, sisi lentes de sol en plena disco, pff)
Estaba con una de mis amigas en plan top bajando unas escaleras..
El tema es que esa escalera era una de la mas vistas pq al pisar cada escalón, se encendian luces por lo que una se sentía una "star".Pero en un mal movimiento, despues de pisar el 4 escalón, me tropecé y sali volando como la mariposa que predico ser.

Me caí arriba de un grupo de chicas y chicos y finalmente caí al suelo...
No sé como me levanté, pero recuerdo que dejé a mi amiga atrás preguntandome si estaba bien y volé al rincón más oscuro del boliche...

me quise morir

Little Butterfly dijo...

Y el otro, por si esto no les parecio nada, fue tambien a mis 17 concurriendo al colegio..

Usaba el uniforme reglamentario, camisa blanca, pollera azul, medias azules y zapatos.
El tema era que ninguna usabamos la falda como correspondia, si no que mucho más arriba de la rodilla.
Así fue que un día, camino al colegio venia riendome con una revista que no sé si aca ha salido, que se llamaba "Almas Gemelas" (a mi edad era como una biblia).. Y venía tan compenetrada leyendo que no vi unas baldosas salidas y me fui de bruces al piso...
Eso no hubiese sido nada, si no se me hubieses levantado la pollera hasta dejar en evidencia todaaaa mi ropa interior...fue como un castigo, automaticamente se me levantó la pollera.. no olvido más la risa de esos dos alumnos sorprendidos pq no llevaba como todas, un ciclista debajo..

q verguenza!!; jajajja


saludos, me gusto mucho el post y los comentarios (el de claude contin diciendo que asco!, me tentó)

Dalma dijo...

Que buena la anecdota del puente de Claude, jajja

Yo vomite en el auto de mi novio en medio de "aquello" porque me produjo arcadas :P

Esas copas de mas traicioneras jejej.

Ni que hablar que paso a ser "ex novio" en ese preciso instante.

Detu dijo...

Yo me he mandado tantas que ya pierdo la cuenta. Lo más usual era en el colegio, siempre quedaba hablando sola como el chabo y vivía en la dirección!

Natu dijo...

Yo tambien tengo cantidad!!!!Pero..sigan..sigan que esto esta buenisimo!!!jeje
Muy buen post Notan!

Diego F. dijo...

Dudé si contarla o no ya que las cosas que uno va diciendo quedan para la posteridad, pero voy a contar simplemente un papelón menor de los tantos en los que me vi inmiscuido. Tenía unos 14-15 años y estaba como muchos adolescentes probando los límites de resistencia del organismo, en este caso del alcohol. Habíamos "rebotado" (como losers que éramos por aquel entonces) como pelotitas de ping pong en el boliche así que nos fuimos de allí. Habíamos comprado unas cuántas petacas de whisky -es un decir, era aceite de auto prácticamente pero a esa edad no importaba mientras tuviera alcohol- y enfilamos rumbo a plaza Serrano.

La cuestión es que a la vuelta nos subimos los que ibamos hacia el mismo lado a un taxi y mis amigos se fueron bajando de a uno, yo era el último y estaba sentado atrás del lado izquierdo. Al bajarse el último se ve que se dió cuenta de mi deplorable estado y me preguntó si estaba lo suficientemente bien como para llegar a mi casa. El problema era que estaba luchando contra un malestar estomacal, un entumecimiento general del cuerpo y un mareo que más que doble me hacía ver octuple.

No sé cómo pero logré asentir con la cabeza y mi amigo cerró la puerta y el taxi arrancó. El tema es que apenas siento la aceleración y noto que la demedida cantidad de criadores -nunca más desde ahí tomé ese repulsivo whisky- se arrepiente de haber ingresado en mi organismo y empezaba a volver por donde entró.

Yo lo contuve cuando llegó la primera ola a mi boca; pensaba qué era más conveniente, qué movimientos iban a ser menos contraproducentes. Quería abrir la ventana del taxi pero era imposible y estaba en pleno proceso mental, con ese whisky -y algunas cosas más que no vienen al caso- de vuelta en mi boca cuando llegó la segunda ola y la capacidad de mi boca no fue suficiente para contener todo el líquido.

Como dije antes estaba ubicado atrás y del lado izquierdo, o sea, detrás del taxista quien manejaba tranquilamente como se suele manejar por las avenidas en horario nocturno. Una de las cosas que aprendí esa noche fue la sorprendente distancia y fuerza con la que un vómito es capaz de salir expulsado, la otra, que los taxistas se pueden tomar demasiado a mal el contacto entre la bilis y su cabeza (en realidad no se si le molestó más ese contacto o el estado en el que quedó el taxi).

No sabía dónde meterme ni qué hacer con todo el vómito en el que estaba marinado, ni cómo enfrentar la furia del taxista que se bajó del taxi.
Por suerte el tipo fué comprensivo y sólo me dió un sermonazo antes de cobrarme el viaje, el costo del lavado y un "extra" por la molestia. La reacción de mi santa madre al verme -sí, estaba despierta- llegar como llegué, me la reservo para otro día.

En fin, lo importante es que aprendí la lección y hoy en día sólo me emborracho con Jack Daniels.

Saludos!

no tan iguales dijo...

Me he divertido muchísimo todos estos días. No pretendo cerrar sino decirles que leí todos los comentarios y me hicieron morir de risa. ¡No soy la única papelonera!
Dejemos esto abierto cual catarsis, sigan aportando. Cuando tengamos suficiente cantidad de testimonios los publicamos, nos llenamos de guita y nos vamos de joda todos juntos.

Stella dijo...

Muy bueno, che, la verdad que me reí mucho yo también!!!

:)

Amanda dijo...

esto no es lo maaas papelon que me paso, pero me hizo acordar una de las que contaste vos y fue que estaba hablando con un pibe de no se que y en eso le comente que el nombre margarita me parecia horrible y que ademas, como la gata de mi hermana era horrible la habiamos puesto margarita, y buen el pibe me miro y me dijo "mira vos, mi novia se llama margarita"
momentos en los que preferis estar muerto, posta.
saludos ! :)

-4.75 dijo...

Geniales todas las historias! Cuando leí la de Stella y su pollera hindú recordé lo que le pasó a una amiga al bajar del colectivo. Llevaba una pollera de esas, bien largas, pero al estilo pareo (un peligro en la ciudad!). En eso, cuando está por bajar el último escalón, siente un crashh (parece que alguien -sin querer- le pisó la falda). Todo fue cuestión de segundos, el colectivo arranca, con pollera y todo, y mi amiga queda paralizada en plena Avenida Corrientes luciendo sólo una musculosa, sandalias y una cartera diminuta. Imaginen!!! Por suerte unas señoras se acercaron, la rodearon onda 'carpita', mientras otra corrió tras el colectivo y recuperó la pollera.