domingo, 19 de agosto de 2007

UBA ¿XXI?

Ayer tuve oportunidad de visitar por primera vez la exposición educativa que anualmente se realiza en uno de los salones de la Rural. Por si no la conocen, está dirigida a estudiantes secundarios ya que muestra la oferta de carreras terciarias y universitarias.
No sin asombro pude comprobar que, a golpe de vista, por lo menos la mitad de los adolescentes estaban acompañados por sus padres, lo que me abrió una luz de esperanza respecto del interés de los adultos en el futuro de sus hijos (recuérdenme contarles una anécdota).
Había stands de universidades privadas y públicas, de institutos terciarios, de escuelas militares, todo muy variado y en general con buena información y predisposición por parte de los expositores.
Al rato, ya cargadas con una buena cantidad de folletos explicativos que amablemente le habían dado a mi hija en bolsitas plásticas impresas y, hartas de chocar gente (estaba lleno a tope), nos pusimos a buscar el broche final de lo que mi hija quería ver: el stand de la Universidad de Buenos Aires, facultad de Ingeniería -si fuera posible tal especificación.
La sorpresa que me llevé: no es que nos costó encontrarlo porque mamita es miope y petisa. Era el stand peor ubicado de toda la muestra, el más berreta, el menos llamativo, el único que parecía estar totalmente fuera de lugar, uno de los pocos atendido por sólo dos personas (y bastante desprolijas) y encima era un quilombo de gente. Mi vástaga le puso garra y estuvo metida en el genterío durante veinte minutos para conseguir la siguiente información: Pregunta: "¿Tendrías una lista de carreras en Ingeniería?". Respuesta: "¿Qué, te interesa la ingeniería?". Silencio pasmado. Insiste la señorita UBA: "No, hay lista de carreras en general pero se me acabaron los folletos".
Conclusión: lo único que pudo llevarse fue una fotocopia de fotocopia cuya información consiste en generalidades apenas legibles y de última te remiten a buscar en internet lo que quieras saber.
Yo mientras tanto, desde afuera, me fijaba en la identificación del stand: una gráfica más o menos prolija al fondo y un afiche colgado ¡con cinta scotch! en un lateral. Eso era todo.
Me pareció deprimente el desinterés de las autoridades de la UBA en captar futuros alumnos. No sé qué clase de país esperamos si la principal universidad del país expone lo que tiene para dar de manera tan triste. En uno de los salones de conferencias de la muestra, noté cuando ya me iba, un afiche anunciaba una charla sobre algo así como "UBA: con historia y hacia el futuro". ¡¡¡Se ve que se olvidaron del presente!!!
Y no es que sólo los expositores privados hubieran invertido en algo digno de ser visto: los stands de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (que, confieso, no sabía que existía) y la de San Martín eran impecables, con folletos bien impresos, afiches grandes, un par de pantallas donde se mostraba la localización y los edificios, y con empleados amables que si te veían mirando se acercaban a ofrecerte información.
La que nos espera.
Ah! La anécdota. En una reunión de padres en el colegio escuché que un papá le decía a otro -refiriéndose al registro de firmas en la libreta de comunicaciones que te piden a principio de año- que había registrado una firma fácil, así, cuando quisiera, el hijo podía imitarla solito y sin ayuda.

4 comentarios:

cabernet sauvignon dijo...

Mi querida!!! espero no te suene mal pero te invito formalmente a que me acompañes un día de clase a la UBA... esa imagen que viste es lamentablemente la imagen actual de los edificios de ciudad universitaria (a donde concurro y del único que opino) pero por ser CIUDAD UNIVERSITARIA supuestamente es el ejemplo. Parece que la idea es dar una imagen de que para cursar en la fadu la onda es ser desprolijo. Ojo, no quiere decir que eso te de limitaciones en la inteligencia y el estudio pero es lo que fomenta la imagen de la fadu actualmente. Es "cool" tener el look de que la imagen no importa... pero la verdad es una facultad donde la imagen es muuuy importante (FADU) creo que hay mucho que corregir. Solamente entrar y no reconocer las paredes por la cantidad de pancartas políticas es terrible... pero es muy largo y extenso lo que te puedo contar... nuevamente te hago la invitación.
Pero realmente a tu hija le recomiendo estudiar en la UBA, por ahora el nivel educacional es muy bueno, con sus fallas pero...

Opiniones Independientes dijo...

Qué se puede esperar de una Universidad que vive en una eterna anarquía estudiantil, en donde organizaciones que perdieron el manejo hace años sigue boicoteando elecciones de rectores sin que nadie haga nada.
De todas maneras no tienen de que preocuparse, las universidades privadas están tan caras que tienen miles y miles de alumnos cautivos por años.

G-News dijo...

Si bien sería de una ceguera total negar la responsabilidad de los gobiernos en la destrucción del sistema educativo por todo esto que ya sabemos respecto que conviene tener burros sumisos, etc.. etc... considero que, en gran medida, la inclusión de la política partidaria EN la universidad ha sido en extremo nociva.
Por si hace falta aclaro lo obvio: que los alumnos quieran formar parte de la discusión de la política educativa, condiciones de estudio, etc... me parece perfecto. Por lo demás, a la Universidad se va A ESTUDIAR!!!. Si quieren hacer política, cuando salen se van a una unidad básica, ateneo, comité o similar, se afilian y de ahí en más a sanatear o postularse pero sin mezclarlo con el programa de estudios de Introducción al conocimiento científico.
La hago más simple: alguien se imagina una discusión sobre la invasión a Irak, la política económica o el seguro de salud en EEUU, entre facciones de demócratas y republicanos, que a su vez impidan el normal desenvolvimiento de las cursadas o la asunción de autoridades en Stanford?

no tan iguales dijo...

De acuerdo, G. En algún blog leí que alguien sugería un mínimo de nota para poder ser delegado estudiantil. No está mal.