sábado, 15 de septiembre de 2007

Un rockerito educado

Fue hace un par de años. Habíamos ido con mi marido y mi hija a un recital de La Renga. No es que de grande me dé por hacerme la pendeja; al revés, es mi hija la que en ese entonces empezaba a acoplarse a algunos gustos musicales que yo arrastraba desde hacía tiempo. Tampoco estaba vestida como si fuera una pebeta, aunque lógicamente una no se presenta en un lugar semejante ataviada con su mejor tailleur. Remera manga corta, jeans, botas negras, nada raro. Tampoco tengo actitud de pendeja: en todo momento queda claro que soy la mamá de esa chica ahora más alta que yo.
Así y todo, se ve que vista de atrás, parezco una pendeja. Es una de las ventajas de medir poco más de un metro y medio.
Ya estábamos en los segundos bises y, como mucha gente ya había salido, yo me había retirado un poco de mi familia con el objeto de sentarme y colocar los pies, que ya me dolían de tanto estar parada, en el asiento vacío de adelante. Las luces comenzaron a encenderse. Un chiquito de unos diecisiete, que yo ya había visto pasar un par de veces por delante de mí no en muy buen estado (lo que sostenía entre sus dedos no era un Marlboro), pero mansito, quedó sentado solo detrás de mi pequeña persona. En un momento me tocó el hombro a la vez que decía "Flaca, me convidás un cigarrillo?" y cuando me di vuelta para dárselo y quedamos cara a cara se produjo la revelación. A los gritos y sin dejar de gesticular arrancó con la disculpa: "¡¡¡PERDÓN, SEÑORA!!! ¡NO ME DI CUENTA!".
Le di el cigarrillo a las carcajadas mientras miraba de reojo cómo mi marido y mi hija, que habían captado la escena completa, se desternillaban de risa y le aconsejé "Nunca más te disculpes así, no me ofendiste". Se puso bordó, pobrecito, agradeció y se las tomó.
Me quedó marcado a fuego: ya era toda una señora.

15 comentarios:

Almendra dijo...

Ops, el momento de la revelación es duro, por el shock que produce oir uno de los primeros SEÑORA, pero después de la impresión primera una piensa...
-Las cosas que viví para llegar hasta acá...
Y se toma el -señora- como un título de honor más que como un insulto.
Cuesta porque viene acompañado de canas y arrugas, pero hay que llevarlo con orgullo...
Señora...
Salute!

adivinador dijo...

Claro. Si hubieras ido sola, y en plan de transarte a un joven, el "disculpe, señora" serìa un bajòn.
Pero en realidad ser señora es un aprendizaje, y no està mal que te reconozcan . Esos personajes que "no aparentan la edad que tienen" a mi me dan un poco de miedo. Saludos

no tan iguales dijo...

De acuerdo con ambos, reivindico mi condición de señora. Lo que ocurre es que el "flaca" tampoco me pareció un insulto como para que se deshiciera en disculpas, por eso me causó gracia.

CLAUDE CONTIN dijo...

A mí me parece que la gente adulta es bastante inmadura. No tan inmadura como yo, pero igual muy inmadura. Mi viejo es abogado y tiene que lidiar con gente que no se puede creer. Así que eso de señor o señora es muy relativo para mí. Me gustaría creerlo, pero cuando sabés un poco lo que la gente hace cuando no la ven, los más señores son los chicos.

Stella dijo...

Que te digan señora y lo lleves con orgullo, está muy bien!
Qué te digan flaca y te tuteen, aunque sea por error, está buenísimo!! jajaja

ADENOZ dijo...

Mi revelación vino a los 35 años, más o menos, cuando una mocosa me dijo: "Tiene hora, señor?"
Ahí caí en la cuenta de dos cosas:
Primero, había dejado de ser un adolescente.
Y segundo, disfrazarme de mujer ya no ocultaba mi verdadero género.

Rodolfo Librero dijo...

Siempre hay una salida elegante,
ese mediador... Esta disculpado Hijo.!!

Victor dijo...

Que simpático en nene.

A mi me paso algo parecido. Unos chicos me invitaron a tocar a su banda. Yo fui como "uno mas" haciéndome el canchero, pero lo pedenx me trataban "de usted" en los ensayos ! ...aparte me se peleaban para llevarme la guitarra y los equipos!!! No sabia si ofenderme o ponerme contento. Al fina nos divertimos un montón y tocamos varias veces.

Mensajero dijo...

Me parece que ese jóven se sintió avergonzado, pero porque se vio confrontado con los libidinosos pensamientos que lo sobrecogieron y que debió reprimir violentamente.

Opiniones Independientes dijo...

¿Y cuál es el problema? Mientras este en "buen estado de conservaciòn"...

Entretanto dijo...

Gran anécdota, me reí con ganas.

Stella dijo...

Notaaann...viste que salió el solcito? :)

El Pasquín dijo...

Debe generar una sensación extraña lo que te sucedió. Igual, creo que te quiso tirar onda pero lo debe haber visto a tu marido.

Bugman dijo...

A mí me dicen "señor" casi todas las veces. No me molesta, sobre todo cuando la alternativa es que te griten ¡pelado!

ADENOZ dijo...

Tenía un comentario repiola, pero en realidad vengo a avisar que...
Reinauguró el El Clú!!