lunes, 3 de septiembre de 2007

Día de la secretaria

Muy placentera me resulta esa actitud de algunos trabajadores de hacer un poquito más que lo que les es pedido como contraprestación. Por ejemplo, cuando llevo algún calzado a mi zapatero amigo para que le coloque las tapitas, me gusta mucho que agregue: "Qué lindas botas, señora, mirá qué bien terminadas" (no se decide, mi zapatero, me tutea y me trata de usted por partes iguales y sin cambiar de frase). O cuando en la panadería me llevo el último pedacito de pasta frola, es agradable que el panadero me diga que me cobra menos porque es más chiquito y además me regale un alfajor. Hay un montón de ejemplos y estoy convencida de que cuando uno es amable los demás le retribuyen.
Ahora bien, a veces pasa lo contrario y ni siquiera recibís un atisbo de disculpa.
Estuve dos semanas intentando comunicarme con un cirujano plástico que se supone es una eminencia nacional y que mi dermatóloga me había recomendado. Cuando al fin lo logré, lo primero y obvio que le pregunté a la secretaria fue si el doctor atendía por mi prepaga. Me contestó con un dudoso sí, pero seguí adelante y pregunté si sólo cubría la consulta o también la cirugía -debo aclarar en este punto que no pretendía un lifting, aunque no me vendría mal, sino que me sacara un pequeño tumor, que aunque no es demasiado agresivo conviene que se vaya pronto, como cualquier tumor que se precie. La señorita en cuestión me dijo que no tenía idea (sic). Como estaba de muy mal humor (ella, no yo) no insistí sobre el asunto y pensé que ya me enteraría, por ahí hasta se lo pagaba, para eso están las eminencias. Le supliqué por un turno no demasiado diferido y me ladró que "la agenda está llena", así que sólo conseguí para dos semanas más tarde.
Llegado el día me apersoné en el edificio en cuestión, una paquetería total, y ya me olió mal cuando tardó unos cinco minutos en atender el portero eléctrico. Al llegar al tercer piso no funcionaba la luz y el cartelito que indicaba el departamento estaba tan alto que no llegaba a verlo, así que medio al tacto encontré el timbre en una de las dos puertas y otra vez tardaron un montón en atender. Por fin se abrió la puerta, entonces dije buenas noches a la bruja ahí parada y, medio encandilada, le pregunté si ése era el consultorio porque la luz no funcionaba, a lo que recibí como única respuesta "sí, no anda".
Anonadada, pasé por donde me indicó mediante señas y seguí sus instrucciones de milica ("Déme el carnet") lo mejor que pude. Cuando ya estaba por sentarme me soltó: "Ahhh, no, Galeno Azul no, sólo Plata y Oro, yo le dije por teléfono". "Si me lo hubiera dicho por teléfono yo no estaría acá, ¿no le parece?". "Yo le dije, lo tengo anotado". Y cerró el cuaderno con una violencia que me recordó a un celadora de orfanato de los años 20 que vi en alguna película.
Me levanté indignada pero silenciosa y ya me iba cuando escuché "Si quiere le puede pagar la consulta". Le contesté un lacónico "no" y me fui.
No quiero que me atienda un médico cuya secretaria es tan antipática, no quiero volver a ver a esta émula de la señorita Rottenmaier nunca jamás. Pero le deseo que alguien, en no más de una semana, la trate igual de mal y le haga perder mucho tiempo.
Por el momento esa secretaria del orto está en el número 1 de mi ranking de personas odiosas y ojalá mañana la eminencia no le regale ni un bon-o-bon.
Ya está, ya me descargué.

13 comentarios:

Mensajero dijo...

Habría que ver que tareas le resuelve a Su eminencia la secretaria....

Opiniones Independientes dijo...

A lo mejor no le resuelve ninguna tarea, pero en sus ratos libres mantiene a Su eminencia muy contento.
¿Alguien sabe por qué demonios se festeja el dia de la secretaria? ¿Alguna fue asesinada por esta fecha pidiendo un amuento? ¿Se recuerda la primera denuncia por acoso sexual a un jefe?

Almendra dijo...

¿Como hiciste para irte sin antes escupirle un ojo?
Igual, yo estoy convencida de que todo vuelve...

Stella dijo...

Cierto, ojalá que no le regale nada!! Aunque si la tiene ahi, le debe de servir para algo! No?

Una duda...no se si me confundo de blog, pero vos cumpliste años? Antes no decía 39 años en buen estado en tu perfil? POor ahi me confundi, si es asi, perdon!
Y si no me confundi..feliz cumple! :)

no tan iguales dijo...

Stella, cumplí en julio, siempre dijo 40, pero igual gracias.
Almendra: no sé qué me pasó, me agarró cansada.
A esta altura creo que no es la secretaria sino la mujer. Y no debe ser gran cosa Su eminencia, a juzgar por el humor de la mina.

SOPHIE dijo...

Que buen relato!!! cuántas son igual a ella!!. La verdad es que creo que ese curso de conducta lo aprenden en el Instituto de Secretarias Ejecutivas!! jajaja.

Estoy de acuerdo con mensajero que quizás si está ahi es porque sea eficiente en otras áreas, no precisamente atendiendo pacientes.

A opiniones independientes quería decirle que me hiciste reír mucho con tus preguntas... la verdad es que no tengo idea por qué se conmemora este día, pero que seguramente un clavel sale un ojo de la cara....

Ah! Stella! la que tiene 39 y está en buen estado soy yo!! jajajaja, (chiste).

Bueno, un placer haber encontrado este lugar... permiiiiiiso, me voy a seguir paseando.

El Pasquín dijo...

Muy buen relato!, fantástico.
Hay mucha gente así que no la entiendo, si están de mal humor con su trabajo y sus jefes, ¿Por qué nos hacen imposible las cosas a nosotros?...

te mando un beso amiga!

CLAUDE CONTIN dijo...

Estuviste muy digna.
La gente es muy rabiosa y mezquina.

G-News dijo...

Hablando de rankings, sepa ud. que por contenidos y no por cortesía ha sido incluída en mis 7Ups de http://malestacionado.blogspot.com
Por otro lado, sepa Ud. también que el panadero que le regaló el alfajorcito cuando ya le había cobrado menos por darle una porción más chica, lo hizo por debilidad carnal.

no tan iguales dijo...

G, se lo agradezco mucho.
Una aclaración: en la panadería y a mi lado estaba mi marido, un señor barbudo de 120 kilos y un metro 85.

Chili soup dijo...

Hola, llegué hasta acá por el blog de entretanto. Ando con poco tiempo para leer (y escribir) blogs pero no quería dejar de decirte que me gusta mucho el tuyo y, aunque en silencio, seguiré pasando.
Chili

Tucan1422 dijo...

y mira.....por más marido barbudo, o lo que fuere....es debilidad carnal...jeje, todos sabemos que de la muerte y de los cuernos nadie se salva

curso secretaria dijo...

Interesante aporte. Realmente la tarea del secretariado fue evolucionando con los años y hoy en día se necesita de basta capacitación para ejercer, de manera eficiente, con todas las funciones que este profesional tiene a su cargo.