jueves, 27 de septiembre de 2007

Desconfianza

El cartel en el estacionamiento, grande y claro, rezaba: "Playa cerrada. Sólo mensuales" pero el auto intentaba meterse de todos modos. Unos metros hacia adentro habían colocado otro cartel que repetía la consigna anterior y obstruía la entrada, pero el tipo se negaba a retroceder y llamaba al playero a los gritos. El pibe dejó su cubículo y se acercó -cara de culo y mate en mano- y el conductor le espetó un "Qué pasa, che", a lo que el chico, sin inmutarse ni retirar la boca de la bombilla, respondió señalando el segundo cartel.
El semáforo nos dio paso y mi taxi arrancó, así que no logré enterarme del final de la historia, pero me dejó pensando que quizás yo también habría querido saber. A lo mejor el primer cartel estaba ahí desde el día anterior y habían olvidado sacarlo.
Es que tengo tendencia a desconfiar de las indicaciones urbanas. Todo el mundo sabe, por ejemplo, cuál es el frente del enorme edificio que ocupa la Facultad de Derecho, pero si cree que alguna vez va a poder acceder por esas puertas va listo: la entrada habilitada está escondida en un lateral. Si un turista se para a admirar la Casa Rosada preguntándose por qué balcón salía Perón a saludar multitudes, seguramente creerá que se usaba la arcada que está en el exacto centro pero no es así. En algún centro comercial el ascensor tiene indicados los pisos 1, 2 y 3, pero ninguna planta baja, que necesariamente debe existir para que los otros dos no queden suspendidos en el aire -será que es más cheto llamarla "primer nivel".
La estación Facultad de Medicina de la línea D del subterráneo se encuentra en la vereda de la Facultad de Ciencias Económicas (ya sé que antiguamente en ese edificio funcionaba medicina, pero igual es confuso).
Hace unos años, inclusive, a un grupo de ingeniosos protestadores profesionales ciudadanos se le ocurrió cambiarle ad hoc el nombre a algunas calles y se molestaron en pintar prolijamente y con tipografía similar el nombre de Alejandro Olmos sobre los carteles que indicaban Avda. Julio A. Roca.
No sé qué pretendo, en mi país se lo llama federal a uno que exigió la suma del poder público; liberales a los conservadores y puma al yaguareté que ilustra la camiseta del seleccionado de rugby. Y todavía no comprendo la diferencia entre "partida de nacimiento" y "certificado de nacimiento", ya que cuando me pidieron la primera y me desesperé por no encontrarla se conformaron con un papel que denunciaba el nacimiento con el segundo título.
Debo tener otros ejemplos pero en este momento no los recuerdo.
Yo desconfío muchas veces. ¿Seré la única?

21 comentarios:

A tres puntas dijo...

NTI, hacé bien en desconfiar. Hay que desconfiar de todo y de todos.

Increible lo de los Pumas. ¿Será por qué no es muy marketinero los Yaguaretés?

Saludos

Tincho

Mensajero dijo...

NTI, perdone que salte de palo a frasco, pero respecto al puma o a al yaguareté, sumo un tercero en discordia, se trata de "El Tigre de Santa Bárbara", maravillosa novela de José Murillo sobre un puma o un yaguareté o un tigrecito en la selva, el bosque, o el monte de Salta.
Ideal para leer con niños.
Saludos.

Stella dijo...

Por culpa de los pisos, una vez casi pierdo a una hija en el shopping. Nos separamos y ella me dijo "te busco en el bar del primer nivel" Ella se refería a la antigua planta baja, y yo al primer piso. Suerte que existen los celulares!!
Besitoo

Tomás Münzer dijo...

No, hacés bien en desconfiar, ya lo dice Majul, no creas en nadie. De hecho hay que ser bastante paranoiquito, sí, lo dije. Pero bueno, un poco, tampoco es cuestión de volverse loco. Ah, y mire loq ue son las casualidades, yo tengo algo escrito con título "Desconfío", que publicaré pronto, o será que la estoy vigilando??? chanchán chanchán........

Almendra dijo...

Es que estamos todos un poco confundidos, y no es casual, al contrario, es conveniente para los que tienen el poder que estemos desorientados, y sin ir más lejos, eso es lo que hacen...

no tan iguales dijo...

Tincho: según mi hija, neofanática del rugby, hay una historia sobre que el dibujo estaba antes y en Sudáfrica no pudieron lograr que alguien pronunciara yaguareté, entonces dijeron "da igual, es un puma". No doy fe de semejante leyenda.
Mensajero: gracias por el consejo, pero qué confuso, hombre: al final qué bicho era?
Stella: me pasó mil veces, no me quedó otra que acostumbrarme a decir "nivel".
Tomás: conque era usted el que fingía leer La Nación al revés en la puerta de mi casa.
Almendra: la sinarquía nacional nos confunde adrede, es la única explicación.

CLAUDE CONTIN dijo...

¿Y qué me decís de la calle Cangallo? Todo el mundo la llama de otra manera.

Stella dijo...

Eso, y mi querida avenida del Tejar, ahora resulta que es Balbín!!
Pa mi que hay gato encerrado!!

no tan iguales dijo...

Y las "ex" línea Mitre, Roca y etc. Qué misteriosos nombres tendrán ahora?

no tan iguales dijo...

Y las "ex" línea Mitre, Roca y etc. Qué misteriosos nombres tendrán ahora?

Opiniones Independientes dijo...

Ya que es tan desconfiada, cuando vea un cartel de una señora con mucho botox que le dice "El cambio recién empieza" usted dude.

adivinador dijo...

Que post raro. No logro entender de que hablan...Estaràn criticandome? Serà una trampa para ridiculizarme ? Es una confabulaciòn del Poder, como dice Almendra...O es algo para leer con niños , y yo no entiendo nada.

Desconfio de todo. Saludos.

Victor dijo...

Esta buenisimo el post. Una sola cosa, los Pumas fueron fueron bautizados asi por error durante una gira por Sudafrica. (Creo...)

En interminable la lista de contradicciones y eufemismos argentinos.

Estrella dijo...

Al menos eso contó ayer Porta en la tele, que los sudafricanos no podían pronunciar yagureté y entonces salió el puma.
A veces, en lugar de desconfiar, he sentido que soy yo, que no entiendo ciertos códigos. Desde ahora confiaré más en mí, qué tanto.

R Librero dijo...

Todo indica que esos letreros fueron hechos para que uno aprenda a ser estúpido..
Unica escalera, no hay acensor, una flecha que indica -----> -arriba-. Y..Si..!! Mas que estúpido sin decir ni mus, Subo...

ADENOZ dijo...

No sé si ser paranoico está mal, pero deberíamos asegurarnos antes de ciertas cosas.
A mi, por ejemplo, me pasó que, por confiar en lo dicho por mi ocasional pareja, cuando llegó el momento de la verdad comprobé que contaba con ciertos atributos que cuestionaban su género declamado, o sea era un trava de aquellos.
Pero, como ya había pagado la habitación...

G-News dijo...

Qué raro que nadie dedicó una línea a dilucidar el quid de la cuestión: la playa ya había colmado su capacidad para autos "golondrina" por llamarlos de alguna manera y, aunque quedaran lugares vacíos a la vista, es claro que éstos correspondían a los dueños de cocheras fijan que pagan por un lugar todo el mes.
Muy bueno lo del subte D, nunca había reparado en ese detalle.
Y en verano, una típica del GBA es ver una pizarra que dice "Hielo a xxx metros"... uno avanza y a dónde llega?: a una estación de servicio!!! en qué momento de la evolución comercial se mezclaron el agua y el aceite, nunca lo sabré...

Entretanto dijo...

Será la hora, pero no tengo algo interesante para comentar. O sí, que me gustó la reflexión y que siempre es un gusto pasar por acá.

Anónimo dijo...

Que buen tema, los argentinos somos muy desconfiados, pero aveces tenemos razones

Diego F. dijo...

Acá en las tierras de la buseca y el vino tinto estamos más acostumbrados -por suerte- a desconfiar. En mi antiguo depto la luz del ascensor siempre marcaba "Planta baja" porque andaba mal y en un edificio de 23 pisos y muchos departamentos no se logran a veces consensos para arreglar problemitas tan chiquitos. La cuestión es que era muy gracioso ver la cantidad de personas que intentaban -algunos insistentemente- abrir el ascensor que indicaba el cartel estaba ahí, pero que en realidad nunca estaba abajo.

Pero yendo a un nivel un poco más complicado tenemos la costumbre también de confiar en los indicadores que en teoría nos dan "certezas" (debo decir que muchas personas cercanas todavía creen en la existencia absoluta de las mismas), por ejemplo: un semáforo con la luz en verde da la certeza de que nadie cruzaría perpendicular a nosotros. Y sin embargo ¿cuántos choques siguen habiendo de esa manera?

Yo ya había abandonado mi cruzada en contra de las pequeñas pseudocertezas de la vida cotidiana, porque es evidente que las personas eligen la comodidad (economicismo le dice Agnes Heller) de delegar sus pequeñas decisiones en las bonitas y heterogéneas fuentes de certezas que nos rodean en todo ámbito; pero viendo que somos varios los que nos percatamos de estas cuestiones estoy reconsiderando retomar la cruzada.

Saludos!

CIUDADANO 100% dijo...

MUCHA GENTE EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES NO SABE QUE BLUMBERG SE POSTULA PARA GOBERNADOR

ESTE ES UN PEDIDO URGENTE A LOS MEDIOS ALTERNATIVOS DE LOS BLOGS
HAGAN PROMOCION DE BLUMBERG

DE NARVAEZ FUE QUIEN LO HIZO MIERDA OFRECIENDOLE INVENTARSE UN TITULO PARA DESPUES ESCRACHARLO

SCIOLI ES MAS CRISTINA

VOTEN A BLUMBERG Y HAGAN SABER QUE SE POSTULA A GOBERNADOR SI ES QUE QUIEREN UNA PROVINCIA SIN DELINCUENTES

DEJEN ESTE MENSAJE EN TODO BLOG ARGENTINO